Entradas

KPIs para eCommerce: 8 indicadores para optimizar tu estrategia y vender más

Lo cierto es que sobre los KPIs para eCommerce (key performance indicators o dicho en cristiano, indicadores clave que te dicen cómo estás haciendo las cosas) han corrido ríos de tinta (vale, se han encendido billones de píxels), pero en general de forma bastante oscura y poco accesible para el profano que tiene una tienda de e-commerce y quiere saber en qué tiene que fijarse.  Lo primero, aclaremos los términos. Demasiadas veces confundimos métricas con KPIs.

KPIs Vs Métricas

Si hablamos de métricas, nos referimos simplemente a datos. A números que obtenemos de una herramienta como puede ser Google Analytics, si hablamos de una web, o cualquiera de las herramientas de seguimiento de redes sociales, además de los datos que nos dan las propias redes (por ejemplo, nº de seguidores en Twitter, nº de RTs, de menciones….). Todo eso son métricas, datos en bruto, algunos de los cuales podemos utilizar como KPIs si nos interesa, pero no todos.

En general, los KPIs suelen ser producto de operaciones matemáticas a partir de las métricas. Aunque hay herramientas que pueden calcularlos por ti, si tu presupuesto es limitado o no quieres romperte la cabeza probando qué herramienta se adapta a lo que necesitas, muchos de ellos tendrás que elaborarlos tú mismo tirando de hoja de cálculo.

Si no tienes estrategia, no necesitas KPIs para eCommerce

Tan sencillo como eso: Los KPIs son indicadores de cumplimiento de objetivos estratégicos. Por tanto, si no has definido previamente cuáles son tus objetivos, difícilmente vas a dar con los KPIs para eCommerce adecuados para saber si vas camino de cumplirlos o no. De hecho, un fenómeno muy habitual es el exceso de información.

Manejar muchos datos pero no ser capaz de extraer conclusiones de ellos, porque no tienes claro qué es lo que quieres conseguir. Así que primero tómate tu tiempo en definir cuál es tu estrategia y cuáles tus objetivos, tanto si hablamos de tu negocio en general como si se trata de una acción o promoción en concreto.

Cuidado: “quiero vender más” no es una estrategia. Es empezar la casa por el tejado. Las ventas son el resultado de un proceso que tiene muchas etapas, y es ahí donde debes actuar, en cada una de esas etapas, tomando decisiones cuyo resultado final será un nivel de ventas determinado. Y en cada una de esas etapas tienes que tener un indicador que te diga si estás cumpliendo lo que te proponías o no.

Esa es la utilidad real de los KPIs, convertirse en un cuadro de mandos de tu negocio, al igual que un coche no nos informa sólo de la velocidad a la que vamos, sino que tiene multitud de indicadores y luces rojas que se encienden si algo va mal, porque los sensores que captan los datos le dicen al cerebro electrónico del coche que algo no funciona y éste responde encendiendo una luz roja en el panel de instrumentos.

Los KPIs son las luces rojas de tu negocio.

8 KPIs para eCommerce

Vaya por delante que la definición de los KPIs adecuados depende, como ya he dicho antes, de tu estrategia concreta. No obstante, podemos clasificar los más habituales en relación con los aspectos que se quieren medir Aquí van algunos ejemplos (no están todos los posibles, no soy tan atrevido, pero te haces una idea)

1. Relacionados con el esfuerzo inversor

Dado que captar clientes cuesta dinero, podemos poner en relación la inversión que realizamos en marketing con el resultado final o con diferentes partes del proceso:

Coste por lead

Los leads no son las visitas brutas a tu web, sino aquéllas que has tenido que “pescar” en las redes sociales, a través del e-mail marketing, en un blog o en sitios de terceros. Toda esa información la tienes gratis en Google Analytics y puedes ponerla en relación con lo que has invertido en ese esfuerzo de “pesca”.

Performance publicitaria

Lo importante de las acciones meramente publicitarias no es cuántos clics te generan, sino cuántos de esos clics llegan a ser ventas. Un KPI en este caso podría ser el % resultado de dividir el coste total de una campaña entre las ventas atribuibles a esa campaña en concreto. Así podrás saber la rentabilidad (el famoso ROI o Return of Investment) que esas campañas te generan y lo que te cuesta conseguir una venta. Esto es muy útil a la hora de comparar la efectividad de distintos tipos de campaña o hacer pruebas A/B

2. Relacionados con el comportamiento del usuario en la web

Para que las ventas lleguen es necesario que una parte significativa de los usuarios completen el proceso de ventas. Introducir criterios de medición mediante KPIs en puntos claves del proceso (el famoso funnel -embudo- de ventas/conversiones) puede ayudarte mucho para saber qué partes de tu tienda de eCommerce están cumpliendo con los objetivos prefijados y dónde debes actuar.

Ratio de conversiones

Es el % de visitas que acaban convirtiéndose en ventas. Nos da información sobre todo el proceso en su conjunto- Es uno de los KPIs recurrentes en cualquier análisis, pero, aunque es muy útil, no nos da información sobre en qué partes del proceso se producen los abandonos de los potenciales clientes. Es más útil si realizamos un desglose del % de conversiones según la fuente de procedencia de las visitas, ya que nos dirá en qué canales somos más eficaces.

% de rebote

Un caso de una métrica que se obtiene directamente de Analytics y que puede usarse como KPI. Mide el porcentaje de abandonos en la página de inicio sin realizar ninguna interacción con la web. Es un buen indicador de la eficacia de dicha página para retener a las visitas, así como nos indica si los “call to action” de esta página están siendo eficaces.

Valor medio de la compra

Total de compras de un periodo dividido por el número de compradores. Nos da información sobre la rentabilidad (si lo combinamos con el coste por lead o la performance publicitaria) así como si estamos o no cerca del objetivo de ventas por cliente que nos hemos marcado.

Ratio de recurrencia

Nos informa del % de visitantes que no son nuevos, sino que ya visitaron la web antes. Si lo desglosamos por canales de procedencia de las visitas es un buen indicador del grado de fidelización que estamos consiguiendo.

Carritos abandonados

El % de carritos de la compra abandonados y ventas no completadas nos dice si algo falla en el proceso de checkout, además de indicarnos en qué productos se produce con más frecuencia el abandono. Esto último puede darnos pistas acerca del grado de competitividad de nuestros productos comparados con la competencia, o si estamos abusando de los gastos de envío.

Tasas de abandono en cada página de la web

Saber en qué punto los clientes abandonan es fundamental para poder ponerle remedio.

… y muchos más KPIs para eCommerce

Podríamos incluir muchos KPIs para eCommerce más, relacionados con la actividad en redes sociales, la reputación online o el atractivo de la marca, entre otras muchas cosas. Lo anterior sólo vale como ejemplo, ya que el diseño de los KPIs debe ser personalizado en función de cada negocio y sus particularidades.

Lo importante es que antes de lanzarse a medir hay que tener claro qué se quiere medir, por qué se mide y, lo más importante, qué acciones vamos a tomar en función de lo que los indicadores nos digan. Y no nos olvidemos de que un KPI aislado no nos dice mucho.

Es importante que sepamos poner en relación unos con otros y observar la evolución temporal en función de las acciones correctoras que hayamos tomado en cada caso.

Se trata, en definitiva, de diseñar un cuadro de mandos a partir de nuestros objetivos, que debemos actualizar y revisar como mínimo cada mes. Lo ideal: tener una aplicación que nos calcule automáticamente los KPIs que queramos (muchos CRM y ERP lo permiten) pero esto suele ser costoso, tanto económicamente como en tiempo de implementación.

A veces una hoja de Excel es más que suficiente para comenzar con un pequeño negocio.

Por Javier Rocamora

Redes sociales impulsan los negocios e-commerce

redesecommerce

Las redes sociales bien empleadas pueden generar importantes ganancias, obtener nuevos clientes e incrementar las ventas en los negocios e-commerce.

Existen múltiples formas en las que las herramientas de Instagram, YouTube, Facebook, Google Plus, Twitter y Pinterest se pueden utilizar en favor de los negocios, por ejemplo, a través del Call-to-Action para generar las acciones que se desea del público al momento de encontrar un contenido o anuncio publicado.

En Facebook, por ejemplo, es posible insertar un botón en las publicaciones para invitar a las audiencias a formar parte de alguna iniciativa en particular. Una opción sencilla es promocionar productos o servicios por medio de esta herramienta, agregando un botón que invite a “comprar ahora” para direccionar a los consumidores al sitio de compras.

Los usuarios de Internet tienden a suscribirse a canales en las redes sociales porque tienen alguna expectativa acerca del contenido que van a encontrar en ellas. Aquellos que siguen la actividad online de una empresa en particular esperan información de alta calidad.

Por lo tanto, hay que hacer del negocio una fuente de información confiable en su ámbito, por supuesto, sin asociarlo a los productos o servicios que éste ofrece. La regla del Internet es muy clara: para construir una relación duradera con la audiencia es necesario publicar lo que los usuarios quieren leer y no lo que la empresa quiere escribir.

Otra buena idea es crear contenido audiovisual para subirlo a un canal de YouTube. Igualmente, se puede crear cuentas de Instagram y Pinterest para el negocio de e-Commerce ya que las publicaciones acompañadas de imágenes atractivas siempre llaman más la atención de los usuarios en Internet.

Además, Twitter es probablemente una de las mejores herramientas que existen actualmente para interactuar con los clientes, tanto como plataforma para dar pie a conversaciones online como para tener retroalimentación e identificar las posibles fallas en el negocio.

Otra oportunidad interesante para explotar en Twitter es la posibilidad de explorar la relación de reciprocidad con los seguidores. Preguntar en Twitter qué prefieren leer los usuarios también ayudará a sintonizar mejor la línea editorial del sitio y, así, incrementar la participación de los usuarios dentro del mismo.

A pesar de tener a Facebook como un medio más popular entre los latinoamericanos, con 55,2% de penetración en la región, de acuerdo con las Internet World Stats, Google Plus incrementará las posibilidades de visualizar el negocio entre los principales resultados de búsqueda, de acuerdo con el área de expertise y el contenido.

De acuerdo con un estudio de IDC y PayPal en 2015, el e-Commerce tuvo un índice de penetración del 41% entre los países encuestados de América Latina, cifra que espera incrementar al 61% para 2018, lo que significa que tener un sitio web responsive es esencial para incrementar el número de clientes, es decir, que el modelo de negocio para la web debe estar adaptado a tabletas y smartphones.

Por otra parte, una vez que la compra se haya completado con la entrega del producto o servicio, hay que solicitar al cliente que valore el servicio y que comparta su experiencia en las redes sociales.

Es posible que no todos los clientes lo lleven a cabo; sin embargo, si el 10% de los compradores apoyan el negocio y publican algo positivo en sus redes, esto puede ser el equivalente a un año de contenido publicado online.

El 52% de los consumidores españoles encuestados para el estudio sobre “La Elección de Entrega del Consumidor: El Estado de la Entrega en Comercio Electrónico para 2015” realizado por Research Now para MetaPack afirmó en 2015 que habían utilizado las redes sociales para compartir una experiencia negativa.

También es importante mantenerse actualizados y al tanto de nuevos canales y servicios de e-Commerce en la web.

¿Por qué un diseño responsivo es fundamental para un sitio Ecommerce?

Responsive-Design

Debido a que una gran cantidad de personas utilizan sus dispositivos móviles para acceder a Internet y realizar compras online, es muy importante para los minoristas contar con un diseño responsivo. El diseño web responsivo o adaptable, es una técnica de diseño web que permite la correcta visualización de una misma página en distintos dispositivos con tamaño de pantalla diferente.

Si tomamos en cuenta que la competencia en el Ecommerce por capturar la atención del consumidor es feroz, asegurarse de ofrecer la mejor experiencia de usuario es simplemente fundamental para cualquier negocio de comercio electrónico.

Al mismo tiempo también hay que tomar en cuenta que los hábitos de compra están cambiando y moviéndose cada vez más hacia los dispositivos móviles. Una reciente investigación de eMarketer demuestra que el 79% de los propietarios de teléfonos inteligentes y el 86% de propietarios de Tablets, utilizan estos dispositivos para investigar, buscar y comparar productos.

En otras palabras, los consumidores cuentan con los medios para ser mucho más espontáneos, en respuesta a una necesidad que experimentan en el momento. Los beneficios de un diseño responsivo en un sitio Ecommerce, tanto para el negocio como para los propios compradores, se extiende más allá de las mejores en los procesos internos o las métricas de interacción simples.

Para los minoristas online que combinan con éxito los elementos del diseño web responsive, con imágenes atractivas, navegación intuitiva y un proceso de compra sencillo, las tasas de conversión en la plataforma móvil, con frecuencia superan el 30%.

En consecuencia, con un enfoque adecuado en cuanto al contenido apto para comprar, un negocio Ecommerce puede crear y publicar experiencias de inmersión que motiven al usuario a hacer una compra justo en el momento que experimentan una necesidad. Y en la actualidad, eso se consigue a través de múltiples dispositivos móviles en cualquier lugar y en cualquier momento.

Por Susana Maria Urbano Mateos